Nuestras aventuras en Bali y ¡cumpleaños! by Verónica Blume

17/07/12

Buenos días!

Día diez de nuestro viaje. Los días pasan volando, Liam ha cumplido nueve años, y yo cumplo los míos, 35 ( glups!), hoy. Son tan solo números, medidas de tiempo que nos recuerdan los pasos que estamos, o deberíamos estar dando.
La parte que le toca a Liam es fantástica. Los nueve años de hoy en día poco tienen que ver con la inocencia total de mis nueve años. El mundo que le rodea, aunque intente enseñarle otras realidades va a toda máquina, los sobreestimula desde bien pequeñitos y provoca leves brotes de preadolescencia en niños , en mi opinión, demasiado tiernitos aun para tanta locura.
Mis hermanos en Uruguay dicen que ” se tienen que curtir”…. Y mientras yo aun me estoy curtiendo, observo asombrada cómo mi niño empieza a interactuar con el mundo desde una independencia y autonomía asombrosa.

Y aquí viene la pregunta que me ronda y quería compartir con vosotros:

El amor y el miedo… Son realmente inseparables?
Los niños llegan, multiplican el amor que había en ti, y siembran nuevas e insospechadas fuentes  de autentico amor incondicional. Maravilloso. .. Pero también te llevan al lado oscuro , a  conocer tus límites y tus miedos existenciales en su peor versión. Porque el miedo, en su origen, es una herramienta de protección, natural y necesaria. Lo que ocurre es que vivimos en una sociedad intensa que nos llena la cabeza de miedos, y nos aleja de la sabiduria interior y autentica donde reside el amor y la confianza que relativizan el miedo.
No acabaría con el miedo, pero sí votaría a favor de cultivar la escucha, y de recuperar la confianza en la vida. Es la forma en que nuestros hijos refuercen también la seguridad que necesitan para expresar la personita competente que son, y que muchas veces ahogamos los padres con nuestros propios miedos.

Esta semana hemos estado en Ubud, un lugar increíble en el centro de la isla de Bali.  Llueve cada día y una jungla densa y vibrante es el resultado. Toda una aventura repleta de bichitos, bicharracos y monos … Que muerden! Y sí, una mona celosa mordió a mi hijo!  Bueno, vale, no le clavó los dientes, y Liam se reía alucinado… Mientras mi cabecita de mama sobreinformada me bombardeaba con posibles infecciones, afecciones o formas de protegerme de la pobre monita que no hacia mas que eso, ser una mona salvaje y autentica en su hábitat natural. Acabé riéndome de mí, que suele ser un remedio de lo mas efectivo en estos casos.

La gran mordedura se ha convertido en una buena anécdota para la historia, y un pasito más en el “proceso de curtido” no solo de Liam, si no de los dos….  Aquí lo tenéis, grande e independiente, cruzando un río en plena jungla. “quiero cruzarlo solo”, me dijo, y solito lo cruzó!

Me encantan estos momentos cargados de simbolismo….
Como otro gran “descubrimiento balinés”: a mi hijo le gusta el surf! A mi me encaaaanta la playa, pero la idea de mi hijo centrifugándose en las inmensas olas de Bali….aún no la tengo del todo clara… Y es uno de mis ejercicios diarios en mi proceso de soltar-confiar-respetar- y reír. Y verlo reír a él. Porque su sonrisa y su orgullo personal simplemente no tienen precio!

Otro gran momento ésta semana ha sido la subida a Kintamani, un volcán cercano a Ubud. En el camino nuestro conductor perdió los nervios y en una subida de lo más espeluznante , en el cráter del volcán y con un gran precipicio al lado del coche, se quedó atascado en el barro, quemó el embrague y nos quedamos con las mochilas puestas a 1200 metros de altura. La aventura y el riesgo une, está claro, y te das cuenta de que, en realidad, somos unos afortunados, que vivimos como príncipes… Y aún así, parece que nunca tenemos suficiente. La gente que vive allá arriba, en un volcán activo, es bellísima, y nos regalaron algunas de las sonrisas más bonitas que habíamos visto hasta entonces.
A Liam le fascinó éste campo de fútbol… Porque en la foto no se aprecian los alrededores… Puro precipicio, y niños pequeñitos jugando, sin nada y cargados de autenticidad y alegría

La comida, una vez recuperado el vehículo y calmado el conductor, nos supo a gloria…..

Bueno queridos,
Aquí me quedo, con mis pensamientos, y disfrutando un montón de compartirlos con vosotros! Perdonadme si a veces no cumplo el plazo, el tiempo, aquí, cobra otra dimensión….

Un abrazo grande y hasta la semana que viene!

Vero

PUBLICADO POR Kids me EN 8:36 AM 5 COMENTARIOS.
Etiquetas: , ,


  1. Angélica dice:

    Maravilloso viaje que estan viviendo tú y tu Liam…me encanta que compartas estos momentos con nosotras, ayudan mucho para manejar nuestro miedos.
    Besos.

  2. Lola dice:

    Felicidades Verónica! Qué manera tan maravillosa de celebrar tu aniversario! En Bali y en unas vacaciones tan increibles con tu hijo! Me encantan tus post!
    Gracias por compartirlos!

  3. baballa dice:

    Verónica como me ha gustado este post y vaya viajecito chulo estáis haciendo, no cabe duda de que vendréis más unidos si cabe y Liam un poco más “curtido”.
    besos

  4. Marian dice:

    Gracias Vero por abrirte a nosotr@s tal como eres…
    Tengo una chiquitita de 7 meses y me encanta verme reflejada en muchas cosas q piensas pero no me dio cuenta hasta q no las veo escritas!.
    No dejes de escribir, te sigo siempre, o mejor aun! escribe algún libro!!!!!
    Besos linda <3

  5. pepe dice:

    “Pero también te llevan al lado oscuro , a conocer tus límites y tus miedos existenciales en su peor versión. Porque el miedo, en su origen, es una herramienta de protección, natural y necesaria. Lo que ocurre es que vivimos en una sociedad intensa que nos llena la cabeza de miedos, y nos aleja de la sabiduria interior y autentica donde reside el amor y la confianza que relativizan el miedo.
    No acabaría con el miedo, pero sí votaría a favor de cultivar la escucha, y de recuperar la confianza en la vida. Es la forma en que nuestros hijos refuercen también la seguridad que necesitan para expresar la personita competente que son, y que muchas veces ahogamos los padres con nuestros propios miedos” PROFUNDAS MEDITACIONES, MUY INTERESANTE, JOVEN TREINTAÑERA.

Deja un comentario